UNA DECISIÓN NOS LLEVA A OTRA Y ASÍ UNAS CUANTAS VECES.

SOBRE MÍ

Durante un desahogo compartido de emociones, fruto de un par de decisiones,  una rubia en apuros me dijo

¿por que no haces algo que te guste? que te guste mucho, algo que hicieras cuando eras más joven… así te distraerás y dejarás de darle al run run todo el rato…

Esto, fue hace unos años antes de la pandemia, pero entonces ya estaba confinado en una habitación
o al menos así me sentía yo compartiendo piso con la rubia en apuros, un chofer rumano y una cajera soltera del Carrefour, tras la ruptura de mi relación con mi pareja
y como consecuencia, el distanciamiento de mi Ratón. Mi derrumbe.

Él es especial. No solo por que sea mi hijo.

Es que él, es una personita dependiente. Y siempre lo será.

Tomé nota.

Un consejo tan sencillo y tan de cajón que me hubiera pasado de largo, de no haber sido por las palabras mágicas “algo que hicieras cuando eras más joven…” Yo, la verdad, no pensaba en alivios de ninguna clase.

Nada de eso se me hubiera pasado por la cabeza. Estaba roto… ahogando mis penas.

Pero algo tenía que hacer.

Me planteé dos vías:

  • Seguir cavando (vía muerta), que no llevaba a nada bueno para nadie,
  • Probar a desviar mi atención sobre algo que me resultaba egoísta en esos momentos, pero que ayudaría a distraerme y a despejar mi cabeza.

En esas condiciones ¿de que podía servirle yo a mi Ratón? que tanta atención precisa y se merece.

¡PONTE las pilas chaval! Sal del hoyo. ¡YA!.

Así, que decidí empezar a aliviar mis penas retomando la creación de música electrónica, como si fuera paracetamol.

Algo que una vez abandoné por circunstancias

tan comunes al resto de los mortales,

que ahora mismo no merece ni la pena mencionar.

Ahora tengo una gran adicción. Mucha más.

Comencé tanteando el terreno actual en aquel dificil momento…

Y me topé con MASCHINE.

Empecé a trastear su aplicación móvil. Me enganchó tanto que sin dudarlo dí un paso más allá…

con el MK3.

Sin miedo. Con gran entusiasmo.

Y entonces…

Una decisión me llevó a otra, y esa a otra y a otra…

y así, unas cuantas veces. ¡Que vicio..!

Y como escalones de una escalera comencé a subir hasta salir del hoyo.

Bueno casi…

Porque de estas historias, del todo del todo no se sale, te marcan. Dejan huella.

Pero bueno, AHORA, EL HOYO ES UN GUA.

Y ahora, tú, estás leyendo esto.

Y lo quieras o no, mi historia,

al final,

te salpica  a ti,

si estás empezando con MASCHINE, o quieres dar el paso,

y quieres enterarte

de como una curva de aprendizaje la puedes burlar y tirar por una recta,

un atajo,

que es el camino más corto para amansar a esta bestia, el estudio de producción musical MASCHINE MK3

y producir la música que se te antoje, sin despeinarte,

de manera sana…

Sin indigestos parones de búsqueda por redes y otros sitios

que aniquilan tu entusiasmo.

Sin Veneno.

Suscríbete y accede al sitio. Tendrás acceso GRATIS a esta Pasti Antitostón Maschine MK3
(Contenida en el Pastillero, de momento con 15 pastis)

ENLAZA VARIOS PADS EN UNO SOLO

Dos pájaros o más de un tiro: rellena espacios sin meterte a editar midi, siendo más creativo que Eduardo Manostijeras

Reproduce esta Pasti y accede al resto del sitio.

Si la pruebas y no te gusta la puedes cancelar, SIN COMPROMISO.
Digo la suscripción, es gratis y no produce efectos secundarios en el organismo.

Lo otro sí. Produce entusiasmo, y es muy adictivo.

Y que tu expresividad se convierta en música

Un saludo.

Chechu Martín, el de las manos.

 

Y que tu expresividad se convierta en música.